¡¡CUIDADO!! nos están envenenando con las pastas dentales


Desde niños siempre se nos ha vendido la idea de que la pasta dental, es la mejor opción para la salud e higiene de nuestros dientes. ¿Pero realmente es así?, ¿realmente previene las caries?


En este corto artículo te mostrare razones por las que el uso de estas pastas dentales representa un peligro potencial sobre la salud de la población. También te enseñare tres métodos alternativos  a estas corrosivas pastas, que puedes hacer con materiales muy económicos y de muy fácil acceso.
                                 
En todas las clínicas y en las pastas dentales de cualquier marca, contienen una serie de sustancias llamadas, Fluoruro de Sodio,  Fluosilicato de Sodio, y el Ácido Fluosilíceo, estos químicos son sustancias tóxicas de desecho creadas en el proceso de fabricación de la industria de fertilizantes, de acero, nuclear, y de aluminio.

La idea que han hecho creer que este flúor artificial ayuda a prevenir las caries, La Hidroxiapatita, un tipo de calcio en los dientes, es susceptible a demasiado ácido, y se descompone dejando los dientes susceptibles a las caries, y se supone que el Flúor crea un escudo para la Hidroxipatita y debido a que el Flúor es más resistente al ácido, ayuda a proteger los dientes.

Sin embargo, no hay información que valide que el uso de Flúor ayuda a prevenir las caries. De hecho, se ha demostrado que aplicar el Flúor tópicamente deteriora los dientes.
Los dientes se descomponen cuando el esmalte se comienza a desgastar y el ácido empieza a "comerse" el interior del diente. Cuando el ácido permanece en la superficie del diente, con el tiempo elimina el adenosín difosfato, y el esmalte se debilita. El problema con el Flúor es que una vez que se pone en contacto con el diente destruye el adenosín difosfato, lo cual debilita el esmalte dental. El Flúor es responsable de otros problemas además de caries.
La fluorosis dental en una condición originada por el Flúor, ésta condición se presenta con manchas blancas o marrones en los dientes, y también puede ser responsable de la destrucción del esmalte. La fluorosis dental es causada típicamente por la exposición de los dientes al Flúor desde el nacimiento hasta los 8 años.
Pero no solo  nos están afectando los dientes, se ha demostrado científicamente que el fluoruro es una sal que extermina a microorganismos del sistema digestivo; el Flúor ha sido fuertemente asociado, y en algunas instancias causa directa de algunas enfermedades como cáncer, enfermedades renales, problemas de la tiroides, enfermedades de los huesos, artritis, deficiencias inmunológicas, fluorosis dental, fluorosis esquelética, y hasta calcificación de la glándula pineal. 

La doctora Phyllis Mullenix, probó que el Flúor tiene efectos adversos en el cerebro. Como resultado se le dijo que su trabajo "ya no era relevante para la odontología" y fue despedida.
Elise Bassin, como parte de su tesis de doctorado en 2001, encontró una conexión entre el Flúor y el cáncer a los huesos, en chicos adolescentes. Cuando presentó sus hallazgos al Dr. Chester Douglas, el jefe del departamento de odontología de Harvard, éste omitió los hallazgos al momento de publicar la tesis. No fue sorpresa saber que el Dr. Charles Douglas estaba en sociedad con la reconocida marca de Colgate.

Se encontró que el Flúor en altas dosis puede dañar los riñones, y que alguien con una mala función renal, tendrá limitaciones al eliminar el Flúor de su cuerpo.
18 diferentes estudios realizados en China, India, Irán y México demostró una relación directa entre dichas enfermedades y el flúor.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense envió a Elliot Perkins, un investigador en química, bioquímica, fisiología y patología, para que supervizara las plantas químicas en Alemania. Los científicos alemanes le detallaron a Perkins que aplicaron Flúor al agua potable con el propósito de controlar la población de las ciudades que habían invadido. Se encontró que la fluorización provoca un daño ligero a una parte específica del cerebro y los neurotransmisores, haciendo más difícil para la persona afectada defender su libertad, resultado que el individuo fuera más sumiso ante la autoridad.
Hoy en día La CIA siguió los pasos de la Alemania nazi haciendo el control químico, y fluorizando el agua potable que hasta día de hoy seguimos siendo víctimas.



Pero no solo eso, el flúor también es responsable de graves daños y enfermedades cerebrales, provoca la reducción en la producción de melatonina, hormona reguladora del sueño. La alteración de esta sustancia orgánica provoca una mayor absorción de aluminio en el cerebro, propagando toxicidad en el cuerpo. Las consecuencias son evidentes: desajustes en el desarrollo cognitivo, declive en el sistema inmunológico, incidencia de enfermedades autoinmunes y presencia de hipotiroidismo, entre otros.


Incluso se ha llegado también a asociar el consumo de este químico con enfermedades cerebrales como el Alzheimer o la demencia senil. Esto es debido a las toxinas (como el aluminio) encontradas en el agua fluorizada.  


¿Existe alguna forma alternativa para evitar el uso de las pastas dentales tradicionales?

1.       Una pasta dentífrica sencilla. Basada en la receta de Stephanie Tourles, esta pasta es de una aplicación sencilla y que puedes adecuar a tu gusto. Estos son los Ingredientes:
1 cucharadas de bicarbonato de sodio

½ cucharadas de sal de mar, finamente molida

1gota de aceite de menta, clavo o cítricos

Unas gotas de agua

Mezcla los ingredientes hasta que el compuesto se convierta en una pasta espesa. Colócalo en tu cepillo de dientes y listo.

2.      Pasta dentífrica vegana. Muchas pastas de dientes contienen glicerina de origen animal para mantener cierta textura. Si deseas que tu pasta contenga este compuesto de origen vegetal, intenta esta receta. Ingredientes:
2 cucharaditas de glicerina vegetal

4 cucharadas de bicarbonato de sodio

½ cucharaditas de goma de guar

8 cucharadas de agua

5 gotas de aceite de menta, clavo o cítricos

Coloca todos los ingredientes, salvo el aceite, en una olla a fuego lento. Durante cinco minutos, mueve la mezcla hasta que se forme una pasta espesa. Deja que se enfríe y entonces añade el aceite. Colócalo en un tarro limpio y a temperatura ambiente.

3.      Pasta dentífrica a base de coco. En vez de utilizar la glicerina, esta receta emplea el aceite de coco para disfrazar el sabor del peróxido de hidrógeno y del bicarbonato de sodio. Incluso, puedes agregarle a la fórmula unas cuantas gotas de stevia. Ingedientes:
6 cucharaditas de bicarbonato de sodio

¼ cucharaditas de peróxido de hidrógeno

2 cucharadas de aceite de coco (lo suficientemente caliente para que esté en estado líquido)

10 gotas de aceite de menta, clavo o cítricos

Mezcla todos los ingredientes en un tazón hasta adquirir una pasta espesa. Si consideras que la fórmula aún está seca, agrégale un poco de bicarbonato de sodio y aceite de coco. Almacénalo en un contenedor opaco (debido al peróxido) y listo.





Compartir En Google Plus

Sobre Riesgo Biologico

Bio-hazard.com Información Alternativa, es un Blog dedicado a la lucha invisible contra los poderes opresores y la desinformación, haciendo denuncias fundamentadas y veraces sobre los diferentes temas dentro del mundo de la conspiración, Salud, Noticias de interés general, Ufo y Misterios.