La luz al final del túnel antes de morir podría tener explicación científica.


Si algo preocupa al ser humano, es la muerte. Todos hemos escuchado alguna vez algo sobre el paso al "otro barrio".



Si hay un mito en ese tránsito de la vida a la muerte, es la teoría del túnel. Miles de testimonios relatan como personas que estuvieron al borde de la muerte y sobrevivieron, tuvieron lo que se conoce como 'experiencias cercanas a la muerte'.

Mucha gente ha pensado que el cerebro después de la muerte clínica está inactivo o hipoactivo, con menos actividad que en estado de vigilia, y nosotros mostramos que definitivamente este no es el caso", explica Jimo Borjin, autora del informe.
Un informe realizado por la Universidad de Michigan y publicado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos aclara las razones científicas de estos fenómenos que suceden en el momento previo a la muerte.

En el estudio realizado, utilizando ratas agonizantes, se ha detectado como aumentaron las ondas electromagnéticas en el momento de la muerte, lo que podría causar el aumento repentino de actividad cerebral. Este hallazgo podría ser aplicable a los seres humanos, explicando de manera científica las intensas experiencias de personas que han estado a punto de morir.


"Mucha gente ha pensado que el cerebro después de la muerte clínica está inactivo o hipoactivo, con menos actividad que en estado de vigilia, y nosotros mostramos que definitivamente este no es el caso", explica Jimo Borjin, autora del informe.


Las experiencias extracorporales tendrían un sentido

Los relatos que cuentan la visión de luces blancas y brillantes, sensación de ver la vida como si de una película se tratara o túneles con finales luminosos, son algunas de las descripciones más comunes en todo el mundo.

En la citada Universidad de Michigan, los científicos que elaboraron el informe estudiaron a nueve ratas moribundas y observaron que en los 30 segundos posteriores al momento en que el corazón de los animales dejó de latir, se registró un notable aumento de las ondas electromagnéticas cerebrales de alta frecuencia, denominadas como oscilaciones gamma.

Los impulsos registrados son uno de los rasgos neuronales que intervienen en la percepción de los seres humanos, sobre todo cuando se establece una relación de información entre las diferentes partes del cerebro.

Justo después del paro cardíaco, se observaron los niveles más altos de estos impulsos eléctricos, mucho más fuertes que cuando los animales estaban sanos y despiertos.


La luz al final del túnel y la activación de la corteza visual

El hecho de que se vea luz tiene su razón en que la corteza visual está muy activada durante el momento previo a la muerte. En las ratas se observaron como las oscilaciones gamma del área del cerebro (que se encuentran justo encima de la corteza visual) aumentaban exponencialmente.

"Hemos observado un aumento en el acoplamiento de ondas de baja frecuencia y las oscilaciones gamma, y esto es un rasgo de la conciencia visual o de la sensación visual".

Ahora falta confirmar que estos hallazgos sean confirmados estudiando a personas que hayan sobrevivido a una muerte clínica.

Aun queda mucho por explorar en lo que parece ser el último suspiro de nuestro cerebro de cara a antes de la muerte.



Fuente: HispanTV 




Compartir En Google Plus

Sobre Riesgo Biologico

Bio-hazard.com Información Alternativa, es un Blog dedicado a la lucha invisible contra los poderes opresores y la desinformación, haciendo denuncias fundamentadas y veraces sobre los diferentes temas dentro del mundo de la conspiración, Salud, Noticias de interés general, Ufo y Misterios.